Posteado por: leandro1018 | abril 25, 2009

Neobux

les voy a enseñar a ganar un poco de plata en tu tiempo libre estando en internet. Es fácil. Tan solo lee el contenido y si estás interesado haz click en el banner correspondiente.

Ando por aca presentando una PTC (Pay To Click) a la que puedo adular de EFICIENTE, he quedado impresionado la facilidad con la que se gana y aun más LA EFICIENCIA EN EL PAGO, TAN SOLO EN CUESTION DE SEGUNDOS HE PODIDO COBRAR DINERO.  Y como es digno de que todos los vean, publico la imagen de mi primer pago:

les comento que no es otra cosa que el pago por click, si. Explico como funciona. Veran en el mundo de la publicidad hay claramente dos figuras importantes, por un lado los anunciantes y por otro lado los usuarios. Mientras los anunciantes buscan nuevas formas de engaturzar a los usuarios (claro que esta practica tiene un termino más tecnico llamado Mercadotecnia), una guerra sin fronteras que se disputan por llamar nuestra atención.

Pero como todo evoluciona en esta vida, tambien lo ha hecho la mercadotecnia, y no se le ha ocurrido mejor técnica que PAGARNOS POR VER PUBLICIDAD, así tal y como lo leen, en cortas palabras, las PTC son eso, son web que pagan por ver publicidad, ¿como funciona? es muy sencillo, diariamente tienes que ver una determinada cantidad de anuncios  (en la sección view advertisement), hacer click en el enlace, y despues hacer click en un boton rojo que aparece en un lugar aleatorio dentro de una pequeña ventanita. Otra novedad que nos trae “Neobux” (asi se llama) es que nos da la posibilidad de rentar referidos por un mes, lo que resulta mucho más barato que si tuviéramos que comprar directamente, por cada click de tus referidos ganas $0.005 hasta $0.010 Ademas NeoBux tiene un sistema especial que nos garantiza que los referidos que rentes, esten activos. Pago mínimo:
El monto mínimo de pago se fija en $ 2,00 (dos dólares) para su primera solicitud de pago, $ 3,00 (tres dólares) para el segundo, $ 4.00 (cuatro dólares) para el tercero, y así sucesivamente hasta $ 10,00 (diez dólares ).
Esto significa que cuando llegue o vaya más allá de este límite ( = ó + $10.00), puede solicitar su dinero.

Para registrarse básicamente hay que hacer click en este link http://www.neobux.com/?r=leandroregner y luego ir donde dice register y completar sus datos, nombre de usuario, contraseña, elegir una segunda contraseña es opcional no es obligatorio (aunque brinda mas seguridad), mail, donde dice alert pay/paypal mail es el mail de la cuenta virtual donde el dinero será enviado (registrarse en estas paginas para retirar el dinero) aunque a la hora de registrarse en NEOBUX pueden poner el mail de ustedes y se registran luego en alert pay o paypal no hay problema, se le envía un mail con un código que tendrán que poner por única ves para darle de alta a la cuenta y listo. Cualquier inconveniente no duden en consultarme a mi msn leandro1018@hotmail.com ayudo a quien lo necesite o quiera consultar algo

Posteado por: leandro1018 | agosto 21, 2008

¿Por que es diferente el Niño deportista del Adulto deportista?

En los últimos años se ha producido un incremento en la incidencia de Lesiones Deportivas en las poblaciones infanto juveniles, siendo un motivo de consulta muy frecuente dentro de la atención médica diana.
Es cada vez mayor la cantidad de niños y adolescentes que ingresan a la alta competencia

Sector Artroscopía y Deporte. División de Ortopedia y Traumatología Hospital de Niños “Dr. Ricardo Gutiérrez”

Introducción

Paralelamente, es cada vez mayor la cantidad de niños y adolescentes que ingresan a la alta competencia, sometiéndose a regímenes de entrenamiento desde edades muy tempranas.

Muchos de estos deportistas reciben entrenamientos similares a los aplicados en los adultos, para ellos seria considerado una sobreexigencia y/ o además un entrenamiento inadecuado, no contemplándose en muchos casos los procesos normales de crecimiento y desarrollo, por desconocerse conceptos pediátricos. Esto es entendible, debido a que muchos de los encargados del deporte infantil reciben escasa o nula información en su etapa formativa acerca de las pautas de entrenamiento en la infancia.
Con los programas de formación médica ocurre algo similar, lo que conlleva de alguna forma, a no comprender la realidad del niño deportista.
Frente a esta realidad se observa lesiones por sobreuso, dificultad en el diagnóstico, subestimación de la gravedad por parte de los responsables del deporte infanto juvenil, estos son algunos de los motivos que hacen oscurecer el pronóstico de las lesiones, o lo que es peor dejar secuelas permanentes.
Es importante remarcar que hasta ahora la gran mayoría de las lesiones deportivas han sido encaradas desde el punto de vista del tratamiento y la rehabilitación, no interiorizándose en Aspectos Preventivos, lo cual, no solo ha elevado el número de lesiones, sino que también se incrementó la gravedad de las mismas. Para comenzar a cambiar esta realidad, vamos a considerar en esta primera comunicación introductoria algunos principios fundamentales que diferencian a los niños y adolescentes de los adultos que en nuestra experiencia son indispensables para la práctica diaria con el trato de niños deportistas.

Diferencias del niño respecto del adulto
1. Crecimiento, desarrollo, fisiología

Las variables fisiológicas son diferentes durante las distintas etapas del desarrollo hasta llegar a edades adultas. Todos los sistemas están sometidos a cambios permanentes, (la frecuencia cardíaca basal mayor, la frecuencia respiratoria basal mayor, etc.) incluso el aparato locomotor, donde las variables antropométricas también presentan cambios evolutivos (se ven desproporciones de los miembros durante el pico de velocidad de crecimiento).

Cualquier lesión o enfermedad que afecte el proceso de crecimiento y desarrollo puede tener consecuencias futuras irreversibles. A fin de evitar estas consecuencias, el mismo debe ser monitoreado en forma constante. Uno de los métodos más utilizados para el monitoreo del crecimiento en los niños, es a través de las tablas de percentilo de peso y talla, confeccionadas para tal fin.

2. Cartílago de Crecimiento

La presencia del cartílago de crecimiento o fisis en el aparato locomotor del niño, justifica por si sola la existencia de la Traumatología y Ortopedia Infantil como especialidad.

Es el órgano responsable del crecimiento en longitud de los huesos. La fisis actúa como elemento que absorbe impactos, es la estructura “fusible” regional, protegiendo las superficies articulares de las fracturas conminutas, que pueden observarse en los adultos. Es una estructura biomecánicamente más débil que los ligamentos, permitiendo el desprendimiento epifisario antes de que se lesione el ligamento, tal es así que “la lesión ligamentaria es el último diagnóstico por considerar en un niño”.

Como consecuencia de la lesión del cartílago de crecimiento, se puede generar un cierre fisario de diferente magnitud, tanto parcial o total, generando la aparición de una barra ósea, dando lugar a deformidad angular progresiva y/ o acortamientos visibles, y/ o incongruencia articular.

3. Periostio

Es el órgano responsable del crecimiento transversal del hueso. La presencia de periostio mas grueso que el del adulto significa gran capacidad osteogénica frente a las lesiones óseas. Su indemnidad en una lesión fracturaría facilita la reducción y estabilización. Es importante no lesionarlo durante las maniobras de reducción. Como consecuencia de su lesión puede interponerse en el trazo fracturario, impidiendo su reducción.

4. Núcleos de crecimiento epifisario

Son los órganos de crecimiento y desarrollo articular. Su lesión puede alterar la forma y función articular
Las radiografías son de difícil interpretación como consecuencia de la presencia de los núcleos de crecimiento, los cuales cambian con la edad. Además algunas epífisis y apófisis en la niñez son radiolúcidas.

Para un ojo no experimentado, puede pasarse por alto la fractura rotada del cóndilo externo humeral y confundirla con núcleos de crecimiento, con las graves consecuencias que ello implica, circunstancia que no se observa en el adulto.

5. Estructura ósea

Es más porosa que el hueso adulto, por el mayor diámetro de los canales de Havers, dando frente a la noxa traumática mayor plasticidad ósea, permitiendo mayor flexión, acomodamiento o incluso la fractura en tallo verde.

6. Articulaciones

En el caso particular de la rodilla, los meniscos del niño a la inspección en ocasión de un examen artroscópico son de color blanquecino, de bordes netos y aspecto traslúcido. El menisco del adulto es de color amarillento, de bordes despulidos y aspecto mas opaco. En principio se podría suponer que estas diferencias se presentan solo por la edad, pero si se analiza desde el punto de vista histológico el menisco del niño es mas vascularizado, con mayor cantidad de células y escasa matriz de colágeno, a la inversa del adulto. Estas características explican el comportamiento clínico de ser menos susceptibles a la injuria que en el adulto (son raras las lesiones meniscales en niños) y de lesionarse la capacidad de reparación es grande por la mayor vascularización en la niñez.

Son diferentes las patologías que pueden encontrarse en la rodilla del niño y del adulto. De haber un problema meniscal en un adulto es probable una lesión traumática, y la mayoría asentará en el menisco interno. Un problema meniscal en un niño es infrecuente, y de haberlo pensaremos en un menisco discoide externo. Un mecanismo de lesión que en el adulto lesione el ligamento cruzado anterior, en el niño probablemente cause una fractura de espina tibial. No existe en el adulto un equivalente a la enfermedad de Osgood Schlatter de la niñez tardía-adolescencia temprana. Los traumatólogos infantiles especializados en cirugía artroscópica manejan y tratan patologías diferentes al del adulto.

7. Cualidades deportivas

Uno de los elementos a tener en cuenta en el entrenamiento infantil, a diferencia del adulto, es la existencia de “Etapas sensibles de entrenamiento”. Cada cualidad fisiológica tiene un momento óptimo para ser entrenada, obteniéndose un mejor resultado con un menor riesgo.

La fuerza es considerada en el terreno de la educación física como una “Capacidad condicionante”, no obstante ello existe una gran controversia acerca de la necesidad y los riesgos de su trabajo en los niños. Hoy día existen múltiples trabajos que afirman que la fuerza es entrenable en niños prepúberes.

Los progresos en esta cualidad se deben fundamentalmente a respuestas cualitativas (aspectos neurales y contráctiles), con escasa o nula respuesta cuantitativa (hipertrofia muscular). Es necesario realizar estudios longitudinales que permitan objetivar las ventajas futuras del entrenamiento precoz de la fuerza, ya que no se está en condiciones de afirmar que aquellos niños entrenados se asegurarán rendimientos futuros superiores. Hay quienes afirman que una fuerza apropiada ayuda a prevenir lesiones, tanto en actividades recreativas como competitivas. Esta premisa se basa en la acción de los músculos, tendones y ligamentos sobre la estabilización de articulaciones.

La flexibilidad, se caracteriza por ser una capacidad condicionante al igual que la fuerza, la resistencia y la velocidad, permaneciendo sensible durante toda la vida, sobre todo en la primera infancia. Un correcto trabajo de la misma, no solo previene la producción de lesiones osteomusculares, sino que también mejora la performance. Es quizás la flexibilidad, desde el punto de vista médico deportológico la cualidad de mayor importancia en el aspecto preventivo, y desde el punto de vista pediátrico, es una de las cualidades más importantes al momento de trabajar con niños.

La niñez es el momento durante el cual se deben adquirir los hábitos de esta cualidad. Los niños son más flexibles que los adultos y esto les genera mayor predisposición de trabajo. Un niño es considerado hiperlaxo cuando los rangos de movimiento articular superan los fisiológicamente aceptados. Se sugiere medir la movilidad de la mayor parte de las articulaciones y en lo posible con la utilización de goniómetros.

Se debe tener presente la asociación de la hiperlaxitud articular con síndromes que afectan el sistema cardiovascular, se aconseja en estos casos, una evaluación cardiológica de todos estos niños. La coordinación, es otra de las cualidades que debe ser trabajada durante la infancia, se sabe que un niño coordinado corre menor riesgo de lesionarse.

8. Entrenamiento

Es la aplicación de estímulos sistemáticos de una cualidad determinada, logrando una adaptación que posibilita una mejor performance de esa cualidad. Los estímulos deben ser aplicados con un cierto grado de frecuencia, intensidad, volumen y densidad, permitiendo así una adaptación positiva.

A diferencia del adulto, el niño debe recibir estímulos de entrenamiento acorde a su etapa de crecimiento y desarrollo, para lo cual es importante determinar su grado. Los diversos grupos de trabajo son heterogéneos desde el punto de vista madurativo, debido a que son agrupados por edades cronológicas, lo cual puede dar lugar al aplicar un estímulo a la sobrecarga para algunos niños, los menos desarrollados, finalmente lesionándolos.

La necesidad de respetar el Nivel Madurativo de un niño, muchas veces, no es tenida en cuenta al momento de realizar actividad física, considerando a los niños como “adultos en miniatura”.

No existen mayores riesgos en entrenar a los niños, siempre y cuando se trabajen cualidades para las que se encuentran aptos desde lo madurativo, y a intensidades adecuadas. En definitiva, no es el entrenamiento en sí quien causa lesiones, sino el adulto actuante que aplica erróneamente el mismo.

9. Lesiones

La mayoría de las lesiones en ocasión del deporte ocurren en los miembros. Son diferentes las lesiones del niño. Algunas se presentan solo en el niño en desarrollo (ej.: Osgood Schlatter, apofisitis, fracturas transicionales, epifisiolisis, etc.)

Se presentan fracturas por avulsión y apofisitis por la tasas de crecimiento diferencial entre el hueso y el músculo. Ej.: Enfermedad de Osgood Schlatter, codo de liga infantil.

Por ser la fisis la estructura fusible regional es excepcional observar desgarros, esguinces o luxaciones. La edad nos orientará al tipo de lesión, como ejemplo un dolor de cadera a consecuencia de actividad física en un niño pensaremos en sinovitis transitoria o Enfermedad de Perthes. En un adolescente epifisiolisis de cadera, en un adulto las posibilidades son otras.

10. El tratamiento

El tratamiento de las fracturas es diferente en los niños que en los adultos. La mayoría requiere tratamiento incruento. En la etapa del crecimiento existe la posibilidad de corrección espontánea de ciertas deformidades, pero no de todas.

Depende del grado y tipo de deformidad y de la edad del paciente (potencial de crecimiento). No obstante algunas deben operarse (ej: fracturas intrarticulares, inestables, expuestas, con compromiso vascular o neurología).

No se deben aplicar los principios básicos de tratamiento del esqueleto maduro, ya que éstos, en los niños, pueden acarrear secuelas permanentes. El tratamiento de una lesión en la infancia determinará toda una vida.

El tiempo de curación de una lesión varía con la edad. Ej: el tiempo de consolidación de una fractura de muñeca en un niño de 6 años es de 3 o 4 semanas, mientras que en un adulto es de 45 días. Las fracturas estimulan el crecimiento longitudinal al aumentar la irrigación sanguínea destinada a la metáfisis, fisis y epífisis, por lo cual una fractura puede producir, a largo plazo, una discrepancia de miembros de hasta dos centímetros. En el paciente pediátrico es infrecuente las pseudoartrosis.

10. La rehabilitación

La recuperación de la movilidad articular post cirugía no es un problema como en los adultos. La movilidad se recupera rápidamente con las actividades lúdicas y de la vida diaria. De no recuperar la movilidad es probable de encontrar una consolidación viciosa, y ésto no se corregirá con terapia física enérgica. El rol del fisioterapeuta consiste en supervisar los movimientos activos, teniendo presente que están totalmente contraindicados los movimientos pasivos enérgicos ya que pueden dejar secuelas permanentes.

11. La atención

El niño lesionado genera un problema en la familia y en el grupo deportivo. Su atención debería ser un trabajo en equipo (traumatólogo infantil, fisioterapeuta, pediatra y entrenador). Son diferentes las presiones psicológicas a las que es sometido el niño y es totalmente diferente el abordaje del problema o lesión. El lenguaje básico del niño es el juego. La anamnesis es dificultosa.

La atención, en realidad, implica al niño y su grupo familiar. Tener siempre presente que el control de una lesión tratada en la infancia debe continuar hasta la madurez esquelética.

Conclusiones

Son muchas mas las razones por las cuales un niño es diferente a un adulto, no menos importante por no haberlas mencionado.

Conocer la fisiología del ejercicio en la Infancia, las características del aparato locomotor en función de las lesiones específicas de este grupo etario, la prevención, los tratamientos específicos y modernos, hacen la diferencia entre un manejo profesional o sólo “buena voluntad e improvisación”.

El entrenamiento de niños y adolescentes requiere de conocimientos adecuados, e indicado como una medicación ya que ejerce una modificación en el organismo. A nadie se le ocurriría medicar a un niño igual que a un adulto, dar una dosis mayor que la recomendada a un individuo pensando que con esto se va a mejorar antes, o medicar con el fármaco inadecuado. Por consiguiente debemos manejar estas variables, aconsejando y evitando invadir el terreno de los profesores y preparadores físicos.

Es necesario coordinar la atención del niño deportista en un equipo multidisciplinario, traumatólogos infantiles, pediatras, nutricionistas infantiles, cardiólogos infantiles, endocrinólogos infantiles, etc., todos ellos especializados en medicina del ejercicio, permitiendo hablar en el mismo idioma con los preparadores físicos, técnicos y demás integrantes del deporte

Hoy día son reconocidas muchas especialidades pediátricas. Las bases de la ortopedia infantil fueron claramente expuestas. El campo de acción de esta especialidad es hoy reconocido como tal. Paralelamente los efectos del ejercicio sobre el crecimiento y el desarrollo, los protocolos de entrenamiento en la infancia, las pautas nutricionales para el niño deportista, etc., son algunos de los temas que nos hacen entender que estamos frente al surgimiento, de una nueva especialidad pediátrica, la Deportología Infanto Juvenil.

Bibliografía
Fisiología del ejercicio. Energía, nutrición y rendimiento. McArdfe W. Katch F. Katch V. Editorial Alianza. 1996.
Pediatric Sport Medicine for the Practitioner. O. Bar-Or. Editorial Springer-Verlag. 1983.
Planificación y organización del deporte juvenil. Vicente Año. Editorial Gymnos. 1997.
Entrenamiento con niños. Erwin Hahn. Editorial Martínez Roca. 1988.
Bases teóricas del entrenamiento deportivo. Principios y aplicaciones. Juan Manuel García Manso. Editorial Gymnos.1996.
Evaluación en educación física y deportes. Litwin Jorge. Editorial Stadium.1995.
Criterios de diagnóstico y tratamiento. Crecimiento y desarrollo. Lejarraga H. Ed. SAP. 1986.
Fisiología del trabajo físico. Astrand Rodahl. Editorial Panamericana.1985.
Entrenamiento de la velocidad. Fundamentos, métodos y programas. M. Grosser. Editorial Martínez Roca. 1992.
Sports Medicine in childhood and adolescence. Mafuli Nicola. Ed. Mosby-Wolfe. 1995.
Developmental Exercise Physiology. Rowland Thomas. Editorial Human Kinetics. 1996.
Oxford Texbook of Sports Medicine. Mark Harriers. Ed. Oxford University Press. 1998

Posteado por: leandro1018 | abril 8, 2008

Higiene Alimentaria

Evitar Intoxicacion

¿Qué es la higiene alimentaria?

¿Quién no ha sufrido nunca una intoxicación a causa de la comida? Si no nosotros, tal vez algún familiar haya experimentado las desagradables consecuencias. La “higiene alimentaria” no es otra cosa que el conjunto de medidas necesarias para garantizar que los alimentos pueden ser consumidos sin causar intoxicaciones. Estas medidas hacen referencia a las fases posteriores a la producción. Es decir, preparación, matanza, transformación, envasado, almacenamiento, transporte, distribución, manipulación y venta al consumidor. Nosotros, como consumidores, poco podemos hacer hasta que el alimento llega a nuestras manos. Por lo tanto, este artículo se centrará en cómo evitar problemas una vez que hemos comprado un alimento y nos disponemos a guardarlo y cocinarlo.

Definición de la higiene alimentaria

Se compone de tres partes, las cuales deben estar siempre presentes a la hora de cocinar:

Destrucción de las bacterias perjudiciales mediante cocción u otros métodos.
Protección frente a contaminaciones externas.
Prevención de la reproducción de bacterias.

Contaminación de un alimento

Contaminar significa que un elemento extraño aparece donde no debería estar. Un alimento contaminado es aquel que posee bacterias u otra cosa que lo haga peligroso para el consumo.
Existen cuatro tipos de contaminación:

Bacteriana: es la más frecuente y suele darse por descuidos o falta de conocimientos.
Química: se da cuando una sustancia química empleada para su almacenamiento, envasado, cocinado, etc. contamina el alimento.
Natural: cuando mezclamos una planta o seta tóxica, por ejemplo, con otras que no lo son.
Física: presencia de cuerpos extraños en la comida, como vidrio.

¿Qué es una bacteria?

Se trata de un microorganismo. No podemos verlas a simple vista, pero están en todas partes. No todas son patógenas (capaces de producir enfermedades), sino que la mayoría son inocuas y se emplean para hacer queso, yogur, etc.
Cuando un alimento contaminado nos daña físicamente sufrimos una infección (enfermamos por haber ingerido microorganismos que se han multiplicado en el alimento) o intoxicación (enfermamos a causa de una toxina elaborada por el microorganismo que invadió el alimento).
Tras ingerir un alimento en mal estado (desde una hora hasta varios días), aparecen los siguientes síntomas:

• Fuerte dolor abdominal.
• Diarrea.
• Fiebre.
• Vómitos.
• Náuseas.

Desarrollo de bacterias

Las bacterias no son muy diferentes a nosotros a la hora de crecer. Precisan PH, calor, humedad, alimento y tiempo. Hay que andarse con cuidado, debido a la velocidad con que se reproducen. Una solo bacteria en condiciones óptimas podría reproducirse en ¡8 millones!.

Calor: La mayoría de bacterias pueden crecer entre 5 y 65ºC, pero no fuera de ese intervalo. Por debajo de los 4ºC crecen más despacio, aunque no mueren. Por encima de 65ºC la mayoría queda destruida. La temperatura óptima para su desarrollo es de 37ºC.
Para comprender esto, solo tienes que imaginar una pechuga de pollo. Si la dejas sobre el banco de la cocina aguantará unas horas. En la nevera, unos días. En el congelador, unos meses. La razón por la que ocurre esto es la temperatura, la cual dicta la velocidad de reproducción de las bacterias.
Para matar las bacterias deberemos cocinar los alimentos al menos a 65ºC y mantener esa temperatura.

Alimento: ¿Qué les gusta comer a las bacterias?. Pues, como a las personas, les encantan los alimentos ricos en proteína, como las carnes, los lácteos, los huevos, etc. Queda claro que un culturista deberá andarse con ojo, ya que consume más prótidos que una persona que no entrene y, por lo tanto, tiene más probabilidades de intoxicarse si no presta más atención.

Humedad: Sin agua, las bacterias no pueden crecer. Es el caso de alimentos deshidratados, ricos en azúcar (mermelada) o ácidos (vinagre). Los alimentos ricos en agua, así como los ambientes húmedos, favorecen el crecimiento bacteriano.

Tiempo: Cada bacteria se desarrolla en dos, estas dos en cuatro y así sucesivamente. Una bacteria puede desarrollarse en millones en tan solo unas horas. Debemos evitarlo manteniendo los alimentos con riesgo fuera de las temperaturas peligrosas.

PH: El PH neutro, como el del agua es 7. La mayoría de las bacterias prefieren un PH alcalino (superior a 7). Algunas resisten a PHs ácidos (menor de 7).

Bacterias más peligrosas

El 70% de las intoxicaciones se producen por la salmonela. Esta se encuentra en la cáscara de los huevos y en el intestino de los animales. A las 6-72 horas de tomar algo contaminado con esta bacteria, aparecen dolores de cabeza, de estómago, fiebre y diarreas, pudiendo ser mortal en bebés, ancianos o enfermos.
Se deben extremar las precauciones, cocinando los alimentos bien (el centro debe alcanzar los 70ºC) y no tomando cosas medio congeladas. Los alimentos peligrosos (huevos, carne, etc.) no deben entrar en contacto con otros que no vayamos a cocinar. Tampoco debemos emplear los mismos utensilios para un alimento que vaya a ser cocinado y otro que no sin lavarlos antes. Después de tocar alimentos crudos, hay que lavarse las manos.

El estafilococo es otra bacteria, no tan peligrosa como la salmonela. Se encuentra en pasteles, lácteos y productos animales. A las 2-6 horas de ingerirla, comienzan los vómitos, dolores abdominales y diarrea. Esta bacteria también se encuentra en nuestra piel, nariz, garganta y heridas. No es eliminada cuando nos lavamos las manos, por lo que debemos tratar de tocar los alimentos lo menos posible. Otras prácticas recomendadas son refrigerar rápidamente los alimentos, no toser sobre ellos y cubrir las heridas que podamos tener.

El clostridium perfringens crece mejor sin oxígeno (por ejemplo, en conservas). Se protegen mediante una capa de esporas de las altas temperaturas y, cuando éstas vuelven a ser óptimas para la reproducción, la disuelven para multiplicarse. Observa que resisten hasta cinco horas de hervido. Esta bacteria se encuentra en el intestino de los animales y en las conservas. A las 8-22 horas después de comer, pueden aparecer diarrea y dolor abdominal. Debemos ser cautelosos con la carne, aves y derivados. Una buena idea es separar los alimentos crudos de los cocinados desde que los compramos hasta que los elaboramos. La carne debe ser bien cocinada.

Otra bacteria es el clostridium botulínum, que también se multiplica sin oxígeno y produce esporas, pero este sí se destruye con el calor. A las 18-35 horas después de su ingesta, aparecen dolores de cabeza, parálisis progresiva, pérdida de visión y vértigos. A veces, resulta mortal. Se encuentra en conservas de carne, de pescado y vegetales.

Jamás consumas un bote de conserva o un brik hinchado, pues podría contener esta bacteria. Cuando encuentres uno así, cambialo donde lo compraste. Estarán encantados de devolverte el importe o darte un producto nuevo con tal de dejar pasar el asunto lo más rápido posible.
Las conservas de metal tienen una ventaja frente a las de cristal y es que el cristal no se expande, o revienta o se queda como está, siendo más difícil la detección de estas bacterias. Un bote infectado podría presentar aspecto y olor normales y, sin embargo, resultar mortal.

Alimentos peligrosos y qué hacer

Como hemos visto, las bacterias pueden ser muy peligrosas, ocasionando incluso la muerte. Los alimentos contaminados pueden presentar un aspecto, olor y sabor normales, de modo que se deben extremar las precauciones. Las bacterias están por todas partes. Hemos de mantener los alimentos fuera de las temperaturas “peligrosas” (entre 5 y 65ºC) el mayor tiempo posible.

La cocina debe estar siempre limpia, pues los insectos y roedores son fuentes contaminantes. El polvo también transporta microorganismos nocivos, así que no se debe levantarlo mientras cocinamos. Las basuras también deben estar limpias y cerradas. Los alimentos han de mantenerse protegidos.

Los crudos son una fuente peligrosa (carne, pescado, cáscara de huevo, verduras, etc.) Así pues, para tocar un alimento elaborado después de uno crudo, antes deberemos limpiarnos con jabón las manos. También hay que tener cuidado con el líquido que suelta la carne al descongelarse. Lo mejor es separar crudos de cocinados en todo momento y lavarse las manos antes de tocarlos.

Veamos algunos ejemplos de posibles contaminaciones. Si corto un pollo crudo con un cuchillo, luego lo pongo en la plancha y a continuación hago una ensalada usando el mismo cuchillo, si el pollo tenía salmonela habrá pasado al cuchillo y a la ensalada. Lo mismo ocurre si dejo unos huevos en un plato (o los rompo contra éste) y una vez que he hecho la tortilla la pongo en el mismo plato. Otro ejemplo: romper los huevos contra el banco de la cocina, limpiar la superficie con un trapo y emplear el mismo para limpiar un cuchillo. Lo correcto es que los alimentos crudos no toquen a los cocinados y lavar los utensilios (o emplear otros distintos) cuando pasemos de crudos a elaborados. Así pues, recordemos: para evitar intoxicaciones debemos proteger los alimentos. Esto significa protegerlos del suelo, de utensilios sucios (cuchillos, trapos, etc.), mantenerlos alejados de las basuras, cubrirlos siempre, tocándolos lo menos posible, separando los crudos de los cocinados.

También debemos prevenir, es decir, evitando que estén entre 5 y 65ºC más tiempo del necesario.
Por último, hemos de destruir las bacterias mediante el correcto cocinado, aunque algunas esporas pueden sobrevivir esperando condiciones óptimas para desarrollarse.

Hábitos a erradicar

Cada vez que cocinamos, nuestra salud va en ello. Así que debemos eliminar algunos hábitos peligrosos. Este es un proceso que no vendrá de la noche a la mañana, pero si nos acostumbramos a seguir unas cuantas pautas podremos reducir enormemente los riesgos.

Para empezar, debemos lavar nuestras manos siempre que vayamos a tocar un alimento y después de ir al baño. Hemos de emplear jabón y agua caliente, pues abre los poros y facilita la limpieza. Las aclararemos con abundante agua. Como el jabón no elimina las bacterias, es aconsejable emplear papel para secarlas. Si usamos paños corremos el riesgo de pasar las bacterias de un alimento (un huevo con salmonela, por ejemplo) a nuestras manos. Tras lavarlas y secarlas, dejaríamos la salmonela en el paño. Después, cada vez que secásemos nuestras manos y volviéramos a tocar otro alimento, lo contaminaríamos.

También debemos lavar nuestras manos al pasar de alimentos crudos a cocinados y viceversa, después de tocarnos nariz, oídos, ojos, boca, cabeza, después de fumar, comer, tocar objetos no limpios, etc. Recordemos que las bacterias están en todas partes. No se trata de volverse un paranoico, pero sí de ser consecuente con este hecho.

Tocar los alimentos más de lo necesario tampoco es deseable, así como probarlos con el dedo. Otros hábitos a erradicar son toser, estornudar, silbar, mascar chicle, comer, fumar, etc. mientras cocinamos. Tampoco debemos tocarnos y, si es necesario, hemos de lavarnos las manos a continuación. Incluso al hablar se lanzan partículas de saliva que se depositan en los alimentos.

No hemos de recoger utensilios del suelo y usarlos, apoyarlos en el suelo, lavar solo con agua, usar una misma bayeta para todo, rellenar recipientes que estén a medias sin vaciarlos antes y lavarlos, barrer mientras cocinamos, tocar la parte de los cubiertos, platos, vasos, etc. que entra en contacto con nuestra boca.

¿Cocinar herido?

Cuando tengamos alguna herida o corte, debemos cubrirlo con una tirita o como corresponda. Es mejor que en las manos no llevemos anillos, pulseras, relojes, etc. pues podrían contaminar los alimentos, debido a la suciedad que poseen.

Si nos encontramos enfermos y/o presentamos síntomas como fiebre, diarrea, vómitos, dolor de garganta, infecciones bucales, acne, tos, estornudos, etc. es decididamente mejor que alguien cocine en nuestro lugar.

Punto final: ¿es posible?

Seguramente más de uno se ha auto-convencido de que es imposible recordar todas las prácticas a llevar a cabo (o a no realizar) cuando estamos cocinando. Cabe decir que la inmensa mayoría no deben ser memorizadas, sino que se trata de simple sentido común. ¿Estás cocinando y tienes las manos húmedas o aceitosas? Pues no las limpies en tus pantalones, que han estado en contacto con el asiento del autobús. Se trata de pura lógica.

Otras prácticas si pueden resultar más novedosas, como la separación en todo momento de crudos y cocinados, la correcta y completa cocción de cualquier alimento y otras. Sin embargo, debemos tener presente que el esfuerzo a realizar es muy pequeño y el riesgo se reducirá enormemente. Siempre va a existir un riesgo potencial a sufrir una infección pues, como dijimos, es difícil y a veces imposible diferenciar un alimento contaminado de otro sano. Pero si sigues las pautas que hemos marcado será más difícil que des con tus huesos en el hospital.

Older Posts »

Categorías